Calpheon

 [​IMG]
 
 

Año 235 del calendario Elionio

La muerte negra que empezó con los mercaderes comerciando con Valencia se llevó una larga porción de la población de Calpheon, Keflan, Hidel y Olvia. Nadie se salvó de la plaga que pudría la carne, volviéndola negra. La gente se volvió cautelosa y dejaron de visitarse entre ellos. Los que se creían infectados eran expulsados fuera de los castillos.

 

 

Mientras la gente era forzada a abandonar a sus propios hijos por la plaga, títulos como realeza, nobleza o hombre de a pie perdieron todo significado. Eran desterrados con los otros infectados, y todas sus posesiones eran quemadas junto con sus pútridos cuerpos. La plaga desapareció tan rápido como llegó, sin dejar rastro alguno. La clase mas baja se dio cuenta de que la realeza había vertido la misma sangre que ellos y perdió la fe en Elion, ya que sus plegarias de salvación nunca fueron escuchadas.

La nobleza superviviente de cada nación buscaron frenéticamente un chivo expiatorio. Se reunieron en Calpheon y decidieron mantener el orden culpando por la plaga a la lejana región desértica de Valencia. Los sacerdotes de Elion declararon el desastre como resultado de las herejes prácticas valencianas con alquimia de la Black Stone (Piedra Negra), y los reyes instigaron una guerra bajo el pretexto de controlar el Black Desert (Desierto Negro), que tenía la mayor reserva de Black Stone conocida.

Además, en el momento en que la clase más baja empezaba a darse cuenta del valor de su labor, grandes salarios fueron prometidos para compensar. Una alianza fue formada y el gran baño de sangre en contra de Valencia empezó.

 

 

Año 236 del calendario Elionio

Los ennegrecidos cadáveres de los valencianos mostraron que la plaga no había hecho distinción con nadie. Los sacerdotes fueron ridiculizados por sus acusaciones en contra de los herejes y su estatus dentro de la iglesia de Elion se empezó a considerar producto de la suerte. Pero la guerra rugió de todos modos, ya que no había mejor razón para la guerra que el odio, odio que la misma guerra se ocupó de procurar.

Media se hizo más y más próspera con cada expedición. Habían creado una forma de vida basada en el negocio y el intercambio, aprovechando su ubicación, justo en el centro del continente, y acumularon más y más riqueza suministrando las expediciones de la alianza. Empezando por espadas, acabaron vendiendo pistolas y cañones. Grandes minas fueron construidas para complacer la creciente demanda.

 

Además, ellos contaban con el poder del conocimiento. Los valencianos necesitaron Black Stones para cocinar y sobrevivir durante las frías noches del desierto, así que la alianza, sabiendo eso, empezó a recolectar de forma masiva Black Stones del desierto con cada expedición bajo la motivación de limpiar el Black Desert.

Los medianos se dieron cuenta de eso y dijeron a la alianza que ellos necesitaban las Black Stones para fundir metales y conseguir pólvora. Con las nuevas noticias, la alianza de Calpheon felizmente intercambió las Black Stones por una financiación parcial del coste de sus expediciones. Ni Calpheon ni Valencia estaban al corriente del valor real de las Black Stones.

Mientras los medianos acumulaban Black Stones, una ciudad emergió fuera de sus límites y se construyeron murallas alrededor.

El individuo que más fama ganó a través de la guerra fue Imur Narcess, Rey de Valencia. Primero fue conocido como el demonio que trajo el desastre, pero las acusaciones rápidamente fueron reemplazadas por historias heroicas dónde consiguió humillar la alianza, derrotándola a pesar de las condiciones desfavorables. Aún con todos los intentos de derrocamiento por parte de los valencianos, la alianza de Calpheon nunca llegó a las murallas de Valencia.

Este agotador conflicto duró 30 años, hasta que una tormenta de arena enterró al Rey de Calpheon, Dahad Seric, y la mayoría de sus tropas bajo el Black Desert.

Año 267 del calendario Elionio

Las tormentas de arena fueron solo el principio. Mientras la tormenta de arena que enterró la expedicion se trasladó a las villas alrededor del desierto, grandes marejadas engulleron pueblos costeros y las embarcaciones atracadas en ellos. Las regiones montañosas fueron devastadas por lluvias y tempestades, y el mapa cambió a causa de furiosos huracanes. Las regiones tropicales más allá del desierto sufrieron sequías hasta que el paisaje empezó a mostrar grietas visibles. Si la plaga cambio la gente, los desastres naturales cambiaron el mundo tal y como lo conocían.

 

Los Nagas fueron expulsados de los pantanos Serendianos por los Phoguns. Ogros y Orcos empezaron una migración masiva. Las tribus salvajes se asentaron en las partes al sur de Media. Mientras las expediciones pagaron un peaje en las defensas de cada nación, los salvajes vieron la oportunidad de migrar a zonas interiores, menos damnificadas. El pillaje empezó poco después.

Sin medios de comunicación entre nativos y colonos, el presente caos sólo empeoró. Cada bando hab��a seguido su camino sin interacción durante un largo periodo de tiempo, y ahora se veían forzados a estar juntos, ya que sus hogares se desmoronaron por circunstancias ajenas. Aún si hubiera habido una forma de comunicación, ¿cuánto bien podría haber hecho si el único interés de cada bando era la propia supervivencia?

Los nativos y los colonos empezaron a vivir en la misma tierra, y la alianza de Calpheon, junto con sus expediciones, se convirtieron en algo del pasado.

Año 275 del calendario Elionio

Keflan, Hidel y Olvia establecieron un intercambio con Valencia a traves de Media, ya que no tenían otra opción si querían rellenar sus cofres, vaciados durante las expediciones. No pasó mucho tiempo antes de que el Rey de Calpheon permitió al gremio de comerciantes intercambiar con Valencia, a pesar de las quejas de los sacerdotes Elionios.

Las caravanas que llegaron a Media vieron que ya no era el mismo lugar que 10 años atrás. Aunque las regiones sureñas cayeron bajo ataques de los salvajes, el norte fue guarnecido con numerosas capas de fortificaciones. Los soldados destinados a esas fortificaciones parecían confiados con sus cañones y sus pistolas. La ciudad estaba rebosante de actividad y llena de estantes con artefactos nunca vistos.

El gremio de comerciantes calpheano intentaron averiguar cómo Media había sido capaz de conseguir ese espectacular desarrollo, pero no encontraron nada salvo una pista que les llevaba al Black Desert. Soldados valencianos mantenían una constante observación del desierto, y había un nivel de seguridad excesivamente alto para un desierto que sólo proporcionaba combustible para las lámparas de gas. Las Black Stones que Calpheon consiguió por contrabando llegaron a sus alquimistas. No pasó mucho tiempo para que se dieran cuenta de por qué el poder militar de Media era mayor que el suyo. Las historias, relatadas por los sacerdotes de Elion, sobre las propiedades mágicas de las Black Stones resultaron no ser tan lejanas a la realidad. Keflan, Hidel y Olvia también lo descubrieron.

 

Cada nación fue por su cuenta a conseguir su propio suministro de Black Stones. Keflan fue la primera en encontrar una veta en sus montañas, pero resultó que contenía demasiadas impurezas para ser utilizada más allá de la simple combustión. Aún así, Media compró esas Black Stones a un alto precio. Las Black Stones de Keflan podían ser usadas para derretir metal más productivamente que el carbón. Media necesitaba un suministro adicional ya que Valencia prohibió el comercio de Black Stones después de la guerra.

El siguiente punto de obtención se encontró en los pantanos de Serendia. Un par de guijarros negros que un joven Naga sostenía acabaron siendo Black Stones. Las Black Stones de Serendia eran tan puras que los mercaderes de Media fueron personalmente a los pantanos a verlo con sus propios ojos.

Ese cambio en los eventos hizo que Calpheon se pusiera nerviosa. Independientemente de lo duro que buscaran, no encontraron ninguna fuente de Black Stones en su reino. Era evidente que perderían su puesto como poder líder del continente y se convertirían en una nación secundaria si no conseguían encontrar un suministro de Black Stones para ellos mismos. Quisieron las Black Stones de Serendia, pero el problema era la clase baja. La plaga, la guerra y el desastre mermó sus números, y los que quedaban, estaban exhaustos por el constante pillaje de los salvajes. Para mandarles de vuelta a la guerra como soldados, se requería una gran suma de dinero en forma de salarios.

Así que el joven Rey de Calpheon, Guy Seric, fue a recaudar fondos para la guerra. Convenció a los sacerdotes de que la guerra sería una oportunidad de reclamar la perdida gloria de Elion, y prometió al gremio de mercaderes el poder incrementar su propia armada para competir con la de los gremios medianos.

La guerra por las Black Stones empezó, y esta vez, fue una guerra por la codicia.

Año 276 del calendario Elionio

Keflan fue el primero en caer, ya que estaba situado entre Calpheon y Serendia. Calpheon tuvo problemas para alcanzar el castillo de Hidel siendo Serendia protegida por Cliff y Armstrong, los cuales ya se habían labrado un renombre durante las expediciones. Incluso tras numerosos enfrentamientos, las dos torres donde Cliff y Armstrong estaban estacionados resistieron. Mientras Guy Seric tienía su frente estancado, organizó 300 soldados de élite y los envió a Valenos. El rio que corría entre Valenos y las llanuras de Serendia, también lo hacía a través del castillo de Hidel. Los soldados de Hidel estuvieron indefensos frente a la emboscada que llegó por el rio durante la noche. Cliff lideró sus fuerzas y volvió a Hidel, pero el castillo ya estaba en llamas y Guy Seric había desaparecido.

Año 277 del calendario Elionio

Las fuerzas calpheanas establecidas alrededor de las torres de vigía empezaron su ataque tan pronto como las llamas empezaron a brillar des del castillo de Hidel. Aún así, el problema real para Serendia era el Rey Crucio. El Rey del castillo de Hidel no intentó escapar, y fue capturado como prisionero por Guy Seric. Guy mandó a sus mensajeros a Cliff y anunció que liberaría a Crucio bajo tres condiciones:

No se permitirá a Hidel reunir una armada considerable, especialmente alrededor de las torres de vigía. Toda la diplomacia y el comercio de Hidel se hará a través de Calpheon. Las Black Stones de Serendia pertenecerían a Calpheon.

Año 278 del calendario Elionio

Otro año paso antes de que Crucio pudiera volver a Hidel. Olvia se rindió sin luchar y pasó a formar parte del control de Calpheon. Ya que las Black Stones de las minas de Keflan y las extracciones de Serendia empezaron a escasear, la atención de Guy Seric se volvió hacia el Black Desert, dónde su padre fue enterrado. Creyó que con el control del Black Desert sería capaz de conquistar todo el mundo conocido y más allá.

Pero otra alianza era imposible, como imposible era pasar a través de Media con el único apoyo de las mermadas fuerzas de Hidel. Así que Guy Seric decidió contratar mercenarios para fortalecer sus números. El problema fue conseguir los fondos para la guerra destinados a sus salarios, y no tuvo paciencia suficiente para esperar a que las Black Stones de Serendia y Keflan dieran su fruto.

Asi que el Rey de Calpheon hizo lo que nunca debió hacer: subió las tasas a límites nunca vistos. Eso se convirtió en un desastre para las clases bajas, que solo trataban de encontrar un poco de paz. A los sacerdotes de Elion se les recaudó del mismo modo, y la armada del gremio de comerciantes pasó a formar parte de la armada real.

Año 281 del calendario Elionio

El sueño del Rey no pudo ir en contra de la marea del tiempo. El sistema feudal estaba roto desde la plaga, las clases bajas no eran conscientes de su valor y la riqueza fue liderada por el comercio. Nobles, sacerdotes, paisanos, nadie quería ver al Rey salirse con la suya. A través de una bebida envenenada, el Rey de Calpheon falleció sin ver su sueño hacerse realidad.

Un gobierno parlamentario con senadores representando cada clase social se estableció entonces en Calpheon.